Se le exhorta al Congreso a asegurarles a todos los trabajadores ‘un salario justo y equitativo’

WASHINGTON (CNS) — El Congreso puede promover el bien común y contribuir a una sociedad más justa asegurando el salario mínimo federal que viene a favorecer la formación y estabilidad de la familia, dijo el arzobispo de Miami, Thomas G. Wenski, y la hermana dominica Donna Markham, presidenta de Catholic Charities USA, en una carta dirigida al Congreso, el 27 de julio.

“Una economía prospera cuando se centra en la dignidad y el bienestar de los trabajadores y su respectiva familia”, se decía en la carta que iba firmada por la hermana Markham y el arzobispo Wenski, presidente del Comité sobre Justicia Doméstica y Desarrollo Humano de la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos.

“Como pastores encargados de dar servicio, vemos todos los días las consecuencias emanadas de una sociedad que falla en reconocer esta prioridad”, decían, haciendo notar que con el salario mínimo federal no se mantiene la estabilidad entre los trabajadores de bajos ingresos y se aumenta la demanda de servicios sociales.

A finales de julio, el senador Bernie Sanders, demócrata por Vermont, que es candidato presidencial, presentó el proyecto de ley Pay Workers a Living Wage Act, en la cual propone un aumento gradual del actual salario mínimo federal de $7.25 por hora durante los siguientes cinco años hasta que llegue a $15 por hora para el 2020.

El comité de la Cámara estudia un proyecto de ley semejante.

“Un trabajador que devengue el salario mínimo federal y que trabaje de tiempo completo todo el año no gana lo suficiente como para librar de la pobreza a sus hijos”, les decían los dirigentes católicos a los miembros del Congreso en la misiva. “Debido a que el salario mínimo federal es una cifra estática que no cambia, cada año se les hace más difícil llegar al final de mes a los trabajadores que reciben salarios bajos “, añadían.

En la carta, en donde se citaba la encíclica social de San Juan Pablo II, de 1991, “Centesimus Annus” (“El año cien “), se decía: “La sociedad y el estado deben asegurar niveles de salario adecuados para el mantenimiento de los trabajadores y su respectiva familia, incluyendo cierta cantidad para ahorro.

Advertisements
%d bloggers like this: