Fondo emblemático preparado para el papa Francisco

Por Carol Zimmermann, Catholic News Service

WASHINGTON (CNS) –- Cuando el papa Francisco venga al Capitolio de los Estados Unidos el 24 de septiembre, no se podría pedir algo mejor como telón de fondo.

El discurso que se espera pronunciará el papa ante el pleno del Congreso, primera vez que un dirigente religioso que es al mismo tiempo cabeza de estado se haya dirigido en persona al cuerpo legislativo, será transmitido directamente en pantallas Jumbotron colocadas en el frente occidental del Capitolio.

El papa presentará su discurso dentro del edificio de la Cámara, sitio desde el cual se transmite el informe anual presidencial del Estado de la Unión. La muchedumbre que se espera concurrirá al aire libre será comparable en extensión y lugar a la que se reúne para tomas de posesión, excepto que no aparecerá abrigada con ropa de invierno.

Y aún hay más. El vocero de la Cámara, John Boehner, quien invitó al papa, anunció el 8 de julio que el pontífice “ha expresado su interés de presentarse brevemente en público en el lado que cae al frente occidental del edificio”.

Una vocera de la oficina republicana de Ohio le refirió al Catholic News Service en un mensaje electrónico enviado el 14 de julio que la información pertinente al número de boletos y su distribución para presenciar el control remoto será dada a conocer el 30 de julio.

El frente occidental del Capitolio se ha utilizado para tomas de posesión presidenciales desde la primera toma de posesión del presidente Ronald Reagan, que tuvo lugar en 1981.

Anteriormente, la mayoría de las tomas de posesión se habían llevado a cabo en el frente oriental del Capitolio; sin embargo, un comité del Congreso decidió que tendría mayor sentido hacerlo en el lado opuesto debido a que las terrazas ya están instaladas y existe espacio para que la gente pueda participar en mayor número.

Un pequeño obstáculo para la venida del papa es que el telón de fondo no se prestará para una fotografía perfecta, pues actualmente la cúpula del Capitolio de los Estados Unidos está cubierta de andamios debido a que se lleva a cabo su restauración. Un vocero del arquitecto del Capitolio le dijo a CNS que el andamiaje estaría allí todavía en septiembre próximo.

Pero la fachada del edificio es un aspecto de menor importancia para un evento de tal envergadura.

En una entrevista del 12 de julio llevada a cabo en el programa de noticias dominical de la CBS, “Face the Nation”, el locutor del programa, John Dickerson, le dijo a Boehner: “Usted es católico practicante y ha conseguido al papa, por primera vez, para que venga a visitar el Congreso. Usted ha estado trabajando en este asunto durante mucho tiempo”.

Boehner dijo que hace cerca de 20 años él había invitado por primera vez a un papa a que visitara Washington y en tres ocasiones diferentes “había intentado conseguir al papa para que viniese ante el Congreso en pleno a pronunciar un discurso”.

El papa Benedicto XVI se reunió con el entonces presidente George W. Bush en la Casa Blanca durante su visita hecha a Washington en el 2008, y en el año 1979 San Juan Pablo II se había reunido con el entonces presidente Jimmy Carter en la Casa Blanca también y había celebrado Misa en el National Mall.

Pero ninguno de los dos papas pronunció discurso ante miembros del Congreso. Está programado que el papa Francisco se reúna con el presidente Barack Obama el 23 de septiembre en la Casa Blanca.

La respuesta del papa a la invitación de Boehner para aparecer frente al Congreso fue una agradable sorpresa para él y la aceptación también fue alabada por la dirigente de la minoría de la Cámara, Nancy Pelosi, demócrata por California, que también es católica. Pelosi dijo en una declaración que se unía a “los millones de estadounidenses, católicos y no católicos, en su entusiasmo para darle la bienvenida” al papa, en su visita a los Estados Unidos.

Y dijo que el papa “ha renovado la fe de los católicos en todo el mundo e inspirado a una nueva generación de personas, sin importar su afiliación religiosa, para ser instrumentos de la paz de Dios”.

No todos los discursos pronunciados ante el cuerpo reunido del congreso han sido proclamados con júbilo. A principios de marzo, la invitación de Boehner que le extendió al primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, provocó controversias pues el vocero no le había consultado del asunto a la administración de Obama.

En su discurso, el primer ministro hizo un llamado para seguir una línea de conducta política dura en contra de Irán en las negociaciones que los Estados Unidos tenían entabladas con referencia a la capacidad nuclear de Irán. Las negociaciones las apoyaba el presidente Obama.

Basados en sus recientes discursos, lo más probable será que el papa Francisco hable ante el Congreso sobre los excesos del capitalismo que causan alto desempleo y “una cultura del descarte”. Quizá también el papa haga referencia a la necesidad de mayor protección a favor del medio ambiente y mejor trato para inmigrantes, comentarios que podrían producir cierta intranquilidad dentro de la Cámara y vítores de aplauso fuera de ella.

Advertisements
%d bloggers like this: