El papa dice que el amor al deporte no significa ‘descanso’ lejos de la iglesia

Por Catholic News Service

CIUDAD DEL VATICANO (CNS) – El papa les dirigió la palabra a miembros de una asociación deportiva italiana y les exhortó a que nunca dejen que se ponga de por medio la práctica del deporte y competencias para la asistencia a Misa, el estudio en la escuela, el departir con los amigos y ayudar al pobre.

Y nunca dejen que la pasión que Italia tiene por el futbol soccer, como en la tierra del papa, Argentina, opaque todos los otros deportes, que tienen la misma importancia para enseñarles a los muchachos y muchachas los beneficios del trabajo de equipo y el sacrificio personal, dijo el 7 de mayo.

En la sala de audiencias del Vaticano que lleva el nombre de Pablo VI, el papa se reunió con atletas, entrenadores, fanáticos de los deportes y dueños de equipos de la Sociedad Deportiva Lazio, que fue establecida en 1900 por jóvenes que querían una organización abierta para todos, que destacara los valores éticos y morales.

Después, los deportes organizados se dirigieron hacia aquellas personas que contaban con habilidad atlética natural, dijo el papa, pero los fundadores del grupo querían que las personas con cualquier nivel de habilidad y antecedentes pudieran tomar parte activa también.

El papa leyó en latín un escrito del filósofo del siglo IV Salustio y en forma humorística dijo que “sería interesante pedirle a uno de los jóvenes presentes que lo tradujera”.

“Mmm, mejor no”, añadió. En lugar de eso él mismo tradujo la cita, explicando que quería decir: “Con armonía, las cosas pequeñas crecen; con discordia, las grandes cosas decaen”.

Alabó a la asociación deportiva por dar “igual dignidad a todos los deportes. En Italia, como en mí mismo país, Argentina, existe el riesgo de siempre hablar de futbol soccer y olvidar todos los otros deportes”.

Cada deporte tiene su propio valor, no solamente en beneficios físicos y sociales, sino también moralmente en la forma como se les ofrece a las personas, especialmente a niños y jóvenes, la oportunidad de experimentar una vida más equilibrada “de control personal, sacrificio y lealtad para otros”, dijo, especialmente cuando al parecer “la traición” va en aumento.

La Biblia nos enseña que la persona humana es tanto cuerpo como alma, dijo.

“A veces sucede que un niño o niña deja de ir a Misa o al catecismo porque se ocupa en entrenamientos y competencias. Esto no es una buena señal “pues eso significa que no tienen bien sentadas sus prioridades, dijo.

“El estudio, los amigos, el servicio a los pobres” también son importantes y “no deben de olvidarse solamente por dedicarse a una sola cosa. No. Todo junto”, dijo.

Los deportes, cuando se hacen bien, ayudan a edificar un mundo más solícito, más hermanable y justo que ayude a superar “las desventajas humanas y sociales”, dijo el papa.

– – –

Advertisements
%d bloggers like this: