El predicador papal dice que la Pasión continua

Por Carol Glatz, Catholic News Service

CIUDAD DEL VATICANO (CNS) – La tan extendida indiferencia ante las violentas persecuciones en contra de los cristianos y otras comunidades sugiere que el mundo está lleno de Poncios Pilatos que afanosamente se lavan las manos de toda responsabilidad, dijo el predicador papal.

¿Cuántas veces el mundo es testigo de ejemplos repetidos de la situación del “ecce homo” — “He aquí al hombre” — con tantos “prisioneros que se encuentran en una situación similar a la que Jesús tuvo en el pretorio de Pilatos: solo, esposado, torturado, a merced de rudos soldados llenos de odio?”, dijo el padre capuchino Raniero Cantalamessa durante la liturgia de la Pasión del Señor.

“Jesús se encuentra en agonía hasta el fin de los tiempos en cada hombre, en cada mujer que se ven sujetos a los mismos tormentos “, dijo en su homilía, durante la ceremonia del 3 de abril en la basílica de San Pedro.

En la ceremonia se conmemoró la muerte de Cristo en la cruz y fue presidida por el papa Francisco.

Y conforme lo dicta la tradición, la homilía fue presentada por el padre Cantalamessa, predicador de la casa papal.

Y dijo que las continuas matanzas en el mundo, incluyendo “la violencia homicida” en contra de cristianos y otros grupos, demuestra la continua crueldad de la que es capaz de llevar a cabo la humanidad.

El padre capuchino mencionó que un comentador italiano había tenido “el valor de denunciar la perturbadora indiferencia de las instituciones del mundo y de la opinión pública” concerniente a la actual ola de personas perseguidas por su fe.

“Todos nosotros, organizaciones y personas del mundo occidental, corremos el riesgo de ser Pilatos que se lava las manos”, dijo.

“Nos plaga el problema de la violencia y nos aterra presenciar nuevas y espantosas formas de crueldad y barbarie en el mundo de hoy”, dijo.

Y aunque los críticos puedan señalar narraciones de agresión que aparecen en el Antiguo Testamento, la cristiandad insiste en que nadie puede matar en nombre de Dios, añadió.

“Jesús venció la violencia sin oponerse con una mayor violencia; antes bien, sufriéndola y exponiendo todas sus injusticias y futilidad”.

Cristo, victorioso como víctima, instauró una nueva clase de victoria por la que definitivamente se conquistó el mal, dijo.

La razón por la que la violencia y la muerte fueron toleradas en el Antiguo Testamento, dijo, se puede encontrar en la respuesta que Jesús le dio a los fariseos con respecto a la razón por la cual Moisés permitió el divorcio a pesar de que lo que Dios ha unido ningún humano debe separarlo.

Jesús dijo que se habían hecho concesiones no por la ley sino “debido a la dureza del corazón de ustedes”.

Dios toleró la poligamia, el divorcio y otras cosas al tiempo que guiaba a un pueblo pecador por el camino hacia una nueva “creación” con un nuevo Adán en Cristo que restauraría el designio original de Dios, dijo el sacerdote.

Advertisements
%d bloggers like this: