Un cardenal de Honduras recibe el premio Romero

Por Catholic News Service

DAYTON, Ohio (CNS) -– El cardenal hondureño Óscar Rodríguez Maradiaga de Tegucigalpa recibió el 10 de marzo el Premio de Derechos Humanos que lleva el nombre del fallecido arzobispo Óscar Romero, otorgado por la Universidad de Dayton, debido a su labor humanitaria.

El cardenal Rodríguez es el presidente de Caritas Internationalis, organización establecida en el Vaticano que cobija unas 160 organizaciones de caridad, las cuales están activas en la actualidad en seis continentes.

Al aceptar el premio Romero, el cardenal añadió su voz “al clamor en contra del hambre” que ha decretado, dijo, el papa Francisco; e hizo referencia a unas palabras de Jesús que, dijo, son remedio para ello.

Y recordó la narración evangélica con el tema de los panes y los peces, cuya cantidad era tan pequeña que parecía insuficiente para alimentar a la multitud que se había congregado en Galilea para escuchar las palabras de Jesús.

Así pues, Jesús se volvió a sus discípulos y les dijo: “Denles algo de comer”. La multitud presenció la multiplicación de alimento y al final todo mundo pudo comer.

Para el cardenal Rodríguez esas palabras de Jesús tienen poder. “Jesús nos enseñó que es sensible a las necesidades de las personas que acuden a su encuentro”.

El cardenal Rodríguez dijo que se sentía especialmente honrado al recibir el premio Romero el mismo año en el que el arzobispo salvadoreño será beatificado.

El arzobispo italiano Vincenzo Paglia, postulador de la causa de santidad del prelado salvadoreño, anunció el 11 de marzo que el arzobispo Romero será beatificado en San Salvador, el 23 de mayo.

El arzobispo Romero, que fue un constante defensor público de los pobres, fue muerto a balazos el 24 de marzo de 1980, mientras celebraba Misa en la capilla de un hospital de San Salvador, en tiempos de la guerra civil en su país.

El papa Francisco firmó el decreto por el que se reconocerá al arzobispo Romero como mártir; lo que quiere decir que no hay necesidad de esperar que se cumpla un milagro para su beatificación. Sin embargo, generalmente sí se necesita que se obre un milagro atribuido a la intercesión de la persona específica para que se le canonice.

En Dayton, el cardenal Rodríguez habló sobre las recientes declaraciones hechas por el papa Francisco en el sentido de que existe “una paradoja de abundancia” en un mundo de abundancia en donde hay tanta hambre.

“Hay personas que no solamente están lejos sino aquí, cerca, que tienen hambre de pan y que experimentan verdaderas dificultades para terminar cada mes y que necesitan nuestro apoyo económico para poder vivir con dignidad”, dijo el cardenal.

Y dijo que el hambre presenta muy diversos problemas a resolver que son de índole ética, espiritual y política y que están ligados a asuntos de ecología y justicia social.

Sus comentarios se hicieron eco de un mensaje que el papa, el 7 de febrero, tenía preparado para presentarlo ante expertos en agricultura y explotación forestal para una exposición que se prepara para presentarse en Italia a finales de año.

Para encontrar verdaderas soluciones para remediar el hambre y otros problemas de hoy en día, dijo el papa Francisco, la gente necesita avocarse a desterrar las raíces que plagan al mundo: economías injustas, especulaciones financieras y sistemas que crean desigualdad.

Y sugirió que muchas personas podrían compartir más y vivir con menos.

“Cada uno de nosotros tiene que encontrar su propio pan y su propio pez y creer que, cuando todo eso se comparte, el Señor lo multiplica de forma insospechada”, dijo el cardenal.

Advertisements
%d bloggers like this: