El cardenal Egan, arzobispo jubilado de Nueva York, muere a la edad de 82 años

Catholic News Service

NUEVA YORK (CNS) – El cardenal Edward M. Egan, que se jubiló como arzobispo de Nueva York en 2009, murió el 5 de marzo de un ataque cardiaco. Tenía 82 años de edad.

La Misa de funerales se celebrará en la tarde del 10 de marzo en la catedral de San Patricio. El velorio se ha programado para el 9 de marzo y en la mañana del 10 de marzo.

El cardenal Timothy M. Dolan de Nueva York les dijo a los católicos de la arquidiócesis que estaba triste por tener que comunicarles que “nuestro querido” cardenal Egan “ha partido para la casa del Señor”.

El cardenal Dolan dijo en su declaración que el cardenal Egan “había tenido una muerte tranquila, pasando a mejor vida después de su comida del medio día, acompañado de las oraciones y sacramentos de su fiel secretario sacerdote, el padre Douglas Crawford, en su residencia de la Capilla del Sagrado Corazón de Jesús y de María”.

Y dijo que el arzobispo jubilado había sido llevado de emergencia al Centro Médico Langone NYU, en donde se constató su muerte.

En 1988, el entonces obispo Egan era obispo auxiliar de Nueva York, cuando fue nombrado cabeza de la diócesis de Bridgeport, y, posteriormente, en el año 2000 se le nombró arzobispo de Nueva York. En 2001 recibió el título de cardenal.

En el año 2008, dentro de los preparativos para la visita que hiciera el papa Benedicto XVI a los EE.UU., el cardenal Egan le dio especial importancia al aspecto espiritual de la visita, dijeron los organizadores de esas fechas. Quería que con la visita del papa de entonces se enriqueciera el mayor número posible de personas y no solamente católicos.

Durante el tiempo de permanencia en su cargo como cabeza de la arquidiócesis de Nueva york, el cardenal Egan también se encargó de poner en orden el presupuesto y tuvo que encarar cambios de población demográfica.

Eso llevó a decisiones en 2007 de ajuste del número de parroquias, dando como resultado la clausura de 10 parroquias, 11 confluentes con otras parroquias y el establecimiento de cinco nuevas parroquias. Un año antes se habían clausurado nueve escuelas.

Ya jubilado, el cardinal continuó colaborando con la arquidiócesis de Nueva York; además, con el Vaticano, formó parte del Consejo de Cardenales para el Estudio de los Problemas de Organización y Económicos de la Santa Sede durante cinco años y participó en el cónclave del 2005 en donde salió electo el papa Benedicto XVI.

Después de su muerte, el Colegio de Cardenales baja a 226. De esa cifra, 125 cardenales son menores de 80 años y así son elegibles para emitir voto en un posible conclave para elegir nuevo papa, si la ocasión se prestara.

Después de los ataques terroristas en los que las torres gemelas del Centro de Comercio Mundial quedaron destruidas, el que entonces era alcalde de la ciudad, Rudolph Giuliani, se comunicó con el cardenal para recibir ayuda espiritual.

El cardenal Egan ungió a los muertos y distribuyó rosarios entre los trabajadores de rescate. También celebró muchas Misas de funerales por los que habían perecido en los ataques o habían encontrado la muerte en tareas de rescate en medio de los escombros.

El nuevo gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, también recordó “la asistencia dedicada y compasiva” del cardenal por su ayuda a las personas de Nueva York “en su aflicción y recuperación” posteriores a los eventos del 11 de septiembre.

Edward Michael Egan fue hijo de Thomas J. y Genevieve Costello Egan; nació el 2 de abril de 1932 en Oak Park, Illinois.

Obtuvo grado de licenciatura en filosofía en el Seminario de Santa María del Lago en Mundelein, Illinois y en teología por parte de la Universidad Gregoriana Pontificia de Roma. Posteriormente, obtuvo el doctorado de derecho canónico, “summa cum laude” (con máximos honores) también por parte de la Universidad Gregoriana.

También estudió para concertista de piano. Manejaba, además del inglés, el latín, el francés, el italiano y el español.

Fue ordenado sacerdote para ejercer en la arquidiócesis de Chicago el 15 de diciembre de 1957, y ocupó varios puestos en Roma antes de ejercer sus funciones como secretario del cardenal John P. Cody de Chicago y otros cargos administrativos de la arquidiócesis.

Fue nombrado obispo auxiliar de Nueva York en 1985, transferido a Bridgeport en 1988, y nombrado arzobispo de Nueva York el 11 de mayo del 2000. Se jubiló en mayo del 2009 a la edad de 77 años.

El cardenal Egan fue el primero en jubilarse como cabeza de la arquidiócesis de Nueva York, pues tres obispos y ocho arzobispos que lo habían precedido todos murieron en su puesto.

– – –

Advertisements
%d bloggers like this: