Convertirse en cardenal es llamado a mayor amor

Por Cindy Wooden, Catholic News Service

CIUDAD DEL VATICANO (CNS) — Durante la ceremonia del Día de San Valentín para crear 20 nuevos cardenales, el papa Francisco ofreció una meditación sobre el amor cristiano y, especialmente, lo que eso significa para aquellos que guían y ministran en la iglesia.

“Mientras mayor sea nuestra responsabilidad sirviendo a la iglesia, más nuestros corazones deben expandirse concordando con la medida del corazón de Cristo”, él dijo el 14 de febrero durante el consistorio, servicio de oración durante el cual él personalmente le dé dio la bienvenida al Colegio de Cardenales a 19 eclesiásticos.

El vigésimo cardenal nuevo, el cardenal colombiano José Pimiento Rodríguez, obispo emérito de Manizales de 95 años de edad, no pudo asistir a la ceremonia y había de recibir en su tierra natal su birrete rojo (sombrero de tres puntas) y el anillo cardenalicio.

El retirado papa Benedicto XVI asistió, sentado en la primera fila de la Basílica de San Pedro junto con los miembros existentes del Colegio Cardenalicio.

La meditación del papa Francisco durante la ceremonia se enfocó en el famoso pasaje sobre el amor tomado de la Primera Carta de San Pablo a los Corintios (13:4-7), que comienza: “El amor es paciente, el amor es servicial”.

“Todos nosotros, primero yo” debemos ser guiados por las palabras de San Pablo, él dijo, porque todo ministerio cristiano “fluye de la caridad, tiene que ejercerse en la caridad y está ordenado hacia la caridad”.

La paciencia requerida por el amor cristiano, él dijo, es un llamado a la catolicidad. “Esto significa poder amar sin límites, pero también ser fieles en situaciones particulares y con gestos prácticos. Eso significa amar lo que es grande sin descuidar lo que es pequeño”.

San Pablo dice que el amor “no es envidioso, no hace alarde” y no siendo verdaderamente ninguno de estos, dijo el papa, “es seguramente un milagro de amor, ya que nosotros los humanos, todos nosotros, en toda etapa de nuestras vidas, está inclinado a los celos y el orgullo, ya que nuestra naturaleza está herida por el pecado”.

No ser “irritable o resentido” podría ser un reto para un pastor, especialmente cuando él trata a otros clérigos, dijo el papa Francisco a los nuevos cardenales.

“Solamente la caridad nos libra” de la tentación de reaccionar hacia los demás y, especialmente, con “el peligro mortal de la ira reprimida, con esa ira ardiente que nos hace rumiar sobre los males que hemos recibido”, él dijo. “Esto es inaceptable en un hombre eclesiástico”.

Los 20 nuevos cardenales provienen de 18 naciones, incluyendo tres — Cabo Verde, Myanmar y Tonga — que nunca habían tenido cardenal. Solamente uno de los cardenales trabaja en la Curia romana: el cardenal francés Dominique Mamberti, director de la Signatura Apostólica, el más alto tribunal del Vaticano.

Con la creación de los 20 cardenales el Colegio Cardenalicio expandió a 227 miembros, 125 de los cuales son menores de 80 años de edad y por lo tanto elegibles para votar en un cónclave para elegir a un nuevo papa.

Advertisements
%d bloggers like this: