Tal como María dio Jesús al mundo, mujeres pasan fe, dice el papa

Por Carol Glatz, Catholic News Service

CIUDAD DEL VATICANO (CNS) — ¿Por qué es que son mayormente las mujeres las que pasan la fe generación tras generación?, preguntó el papa Francisco.

“Simplemente porque fue una mujer quien nos trajo a Jesús. Es el sendero que Jesús escogió. Él quería tener madre” y escogió venir al mundo a través de María, dijo el papa el 26 de enero durante la Misa en la capilla de su residencia, la Casa Santa Marta.

La homilía del papa se enfocó en la lectura del día de la Segunda Carta de San Pablo a Timoteo (1:1-8), en la cual el apóstol resalta de Timoteo “la fe sincera que tú tienes, fe que arraigó primero en tu abuela Loida y en tu madre Eunice”.

“Una cosa es pasar la fe y es otra cosa enseñar cosas sobre la fe. La fe es un regalo. La fe no puede ser estudiada”, él dijo. “Sí, uno estudia el contenido de la fe para entenderla mejor, pero uno nunca llega a la fe a través del estudio”.

“La fe es un regalo del Espíritu Santo, es un regalo que va más allá de cualquier tipo de entrenamiento”, él dijo, según Radio Vaticana.

Pasarnos la fe es “el trabajo hermoso de madres y abuelas” o a veces viene de una tía o ayudante doméstica, dijo el papa. “Debemos reflexionar sobre si las mujeres hoy día están conscientes de esta obligación de transmitir la fe”.

Una vez que una persona recibe la fe, él dijo, también debe reconocer la necesidad de salvaguardarla, protegerla de convertirse en “parloteo vacío pagano” y débil o en “comentario mundano sin sentido”.

Si las personas no están pendientes de vivir su fe concretamente todos los días, “la fe se debilita, se diluye, termina siendo una cultura: ‘Sí, bueno, sí, sí, soy cristiano, sí’ — es simplemente una cultura”, él dijo.

O de otro modo se convierte en otra colección de datos o información, él dijo. “’Sí, sé muy bien todo sobre la fe, sé muy bien el catecismo’”, él dijo imitando lo que podría decir alguien que ve la fe solamente como conocimiento.

Lo que importa es “¿cómo vives tu fe? Es por eso que es importante revivir este regalo todos los días, para hacer que cobre vida”, dijo el papa.

Las personas no deben avergonzarse de su fe, escondiéndola, dejando que esta se torne “como que sí o como que no” o no “viviéndola con compromiso total”, él dijo. La cobardía perjudica la fe porque no deja que la fe “crezca, avance, se haga grandiosa”.

Haciendo eco de san Pablo, el papa dijo que Dios no le dio a los creyentes cobardía ni vergüenza, sino “un espíritu de poder, amor y prudencia”, o autocontrol.

La prudencia es “saber que no podemos hacer todo lo que queremos”, él dijo; significa buscar maneras de compartir la fe con cuidado.

“Pidamos al Señor la gracia de tener una fe sincera, una fe que no cede según las oportunidades que surjan. Una fe que busca reavivarse cada día o por lo menos que yo le pida al Espíritu Santo que la reavive y que de ese modo ofrezca grandes frutos”.

Advertisements
%d bloggers like this: