Mensaje de Navidad 2014 de nuestro arzobispo Joseph E. Kurtz

Christmas season artwork: Holy Family on flight into Egypt¡La Navidad esta cerca! Durante este tiempo, los saludo en el nombre de Jesucristo cuyo nacimiento celebraremos al prepararnos para una bendita Navidad con nuestras familias.

Hablando de familias, aproximadamente hace 15 años fui pastor de una parroquia en Bethlehem, Pennsylvania. Un día después de la escuela, vi a cuatro niñas esperando a que las recogieran. Les pregunté, “¿Están emocionadas por la Navidad?” Tres de ellas inmediatamente me dijeron por qué estaban emocionadas – tenían la esperanza de recibir un regalo especial. No recuerdo lo que dijeron, y probablemente 15 años después, quizás ellas no lo recuerden tampoco, pero les garantizo que la cuarta niña que respondió lo recuerda. Ella me dijo, “No puedo esperar ver la expresión facial de mi mamá cuando abra su regalo”.

Yo garantizo que esta jovencita recuerda ese día, y estoy seguro que su madre también. Verán, ella captó el verdadero espíritu de la Navidad – la emoción que llega a nuestras vidas cuando nuestro Señor Jesús entra a nuestros corazones y nos aleja de nosotros mismos y nuestras preocupaciones personales para dirigirnos al amor hacia el prójimo.

Apenas regresé del Sínodo sobre la Familia en Roma y al reflexionar juntos sobre la familia había tres grandes movimientos – movimientos que creo captan el amor de entrega que celebramos en Navidad.

El primero es el proceso de restaurar la confianza de que las familias pueden verdaderamente dar testimonio del amor de Jesucristo en sus vidas y a un Evangelio de alegría. Mi joven amiga de hace 15 años seguramente dio testimonio a ese amor desinteresado de Jesús al ver la expresión de su madre

El segundo es la oportunidad que tenemos de acompañar a aquellos que le batallan en este mundo. Claro que, tenemos esta responsabilidad en el año, pero la Navidad es un tiempo especial para pensar en aquellos que están sufriendo. Al hacer esto, necesitamos salir y conocer a las personas en donde se encuentran. Esto puede ser realizando alcance hacia el prójimo o pariente de quien no han escuchado en mucho tiempo. Puede involucrar ayudar a alguien que profundamente necesita su ayuda espiritual y material para acompañarlos hacia la luz de Cristo.

El tercer movimiento del Sínodo es descubrir y apreciar una vez más la belleza de nuestra fe. Solamente piensen en la mañana de la Navidad que celebraremos la gran belleza de que el Hijo de Dios se hizo uno de nosotros para nuestra salvación. El nacimiento de Jesucristo ha sido celebrado por 2000 años. Es siempre antiguo y siempre nuevo. Que puedan abrir su corazón al amor de Cristo que puede tocar y transformar a cada uno de nosotros. Que su familia sea renovada mientras que todos juntos este día de Navidad nos acercamos al Señor Jesús. ¡Que tengan una feliz Navidad!

 

Advertisements
%d bloggers like this: