Esperanza en El Señor — El Amor es Nuestra Misión: La Familia Plenamente Viva

Archbishop Joseph E. Kurtz

Archbishop Joseph E. Kurtz

Para cuando ustedes lean esta columna, estaré a la mitad de la primera semana del Sínodo Extraordinario en Roma. Sospecho que estarán siguiendo los procedimientos en las noticias. El papa Francisco ha llamado a la Iglesia a ser renovada por los dones del matrimonio y la familia, realizar un alcance hacia todas las familias, especialmente a aquellas que están sufriendo y orar los unos por los otros para que seamos instrumentos de la misericordia de Dios. Este sínodo es preparatorio para el Sínodo General sobre la Familia el próximo octubre y seguro habrá consultas entre ambos.

Como si dos sínodos no fueran suficientes, tenemos otra bendición para la familia. No puedo decirles lo emocionado que estoy de que el Encuentro Mundial para las Familias será en los Estados Unidos el próximo año y que será la ocasión para el primer viaje del papa Francisco a los Estados Unidos. ¡Qué podría ser más emocionante!

Para algunos de ustedes, puede haber una oportunidad de viajar a Philadelphia para el Encuentro Mundial de las Familias. Estoy escribiendo ahora, porque será el próximo septiembre (2015) y planeación especial se llevará a cabo. El evento ofrecerá días para actividades de la familia y catequesis. Puede no ser un parque de diversiones, pero pueden anticipar gran entusiasmo con un mayor efecto en sus corazones y en sus familias. El tema es atractivo: “Amor es nuestra Misión”: La Familia Plenamente Viva”.

El primer Encuentro Mundial para las Familias fue convocado por San Juan Pablo II en 1994. Fui a Valencia para el 5to. Encuentro Mundial de las Familias en el año 2006 y a reunirme con el papa Benedicto y un millón y medio de fieles para la Misa de clausura. Fue magnífico.

El próximo mes de septiembre, el plan es una Misa en Benjamin Franklin Parkway en Philadelphia. Muchos recordarán la carrera famosa del boxeador Rocky en la escalinata del Museo de Arte en un extremo del Parkway. Nuestro Santo Padre celebrará la Misa en el Parkway, y sospecho que caben más de un millón de personas.

Si usted quiere tener una idea de como será, vea el documento catequético, Amor es nuestra Misión, creado en preparación para este Encuentro de Familias. Con diez capítulos llenos de enseñanza sólida y sugerencias concretas, Amor es nuestra Misión comienza anunciando que la virtud de la alegría está en el corazón de la familia centrada en Dios. Las lecciones descubren el plan maravilloso de Dios para todas las personas. El papa Francisco lo dijo el año pasado, “La familia que experimenta la alegría de la fe la comunica espontáneamente. Es sal de la tierra y luz del mundo; es levadura para toda la sociedad”.

Por supuesto, cada uno de nosotros está destinado para la alegría a través de vivir una vida para los demás, gracias a la gracia de Cristo. Estamos llamados a la amistad. Hay esa forma de amistad especial llamada matrimonio, y este documento catequético explica la enseñanza de la Iglesia sobre el matrimonio con palabras sencillas – palabras con una belleza que inspiran. Para mayor información, vaya a www.worldmeeting2015.org/about-the-event/catechesis/. (Además hay planes de lecciones para estudiantes de nivel primaria y nivel secundaria).

Cuánto anhela nuestra cultura una renovación de la vida familiar. Creo que la principal tarea es restaurar la confianza – confianza que con la ayuda de Dios nuestras familias son capaces de prosperar y florecer. Este gran Encuentro nos ayudará a descubrir la belleza de la familia y no esperar hasta que seamos perfectos antes de hacerlo. En medio de las luchas y desafíos necesitamos ser animados. ¡Necesitamos desesperadamente a las familias que son levadura en nuestro mundo!

Hace unas semanas, me reuní con Sue Brodfehrer, Directora de nuestra Oficina del Ministerio para la Familia y algunas de las parejas que son mentores que aportan de su tiempo al ser voluntarios para ayudar a parejas comprometidas a prepararse para el matrimonio. Algunos apenas han comenzado este trabajo de voluntariado, pero otros han estado en ello por más de una década. (Para mayor información acerca de este ministerio, contacten a Sue Brodfehrer en sbrodfehrer@archlou.org o llamen al 502/636-0296). Estas parejas que son mentores mostraron una energía positiva y compromiso. Seguramente, si estamos llamados a seguir el llamado del papa Francisco de acompañar el uno al otro en la vida, estas parejas que son mentores y muchas más serán necesitadas.

Si ustedes se están sintiendo decepcionados porque no pueden viajar a Philadelphia en septiembre, no lo esté. Estamos trabajando en maneras de que ustedes puedan ser parte de este evento desde su casa en la Arquidiócesis a través de oportunidades como transmisión en vivo, catequesis y reuniones realizadas antes y después del Encuentro Mundial de las Familias. Queremos este evento histórico – la primera visita del papa Francisco y el encuentro de familias de todo el mundo – sea recordado y traiga consigo la renovación de nuestras familias. Oren para que ¡el amor sea nuestra misión y que nuestra Iglesia sea llena con familias plenamente vivas!

Arzobispo Joseph E. Kurtz

Advertisements
%d bloggers like this: