La Virgen María de la Cultura

 CNS foto

CNS foto

La Virgen María, Madre del Hijo de Dios, ocupa un lugar muy especial entre los santos, y veneración a nuestra Santísima Madre ha sido practicada en muchas culturas étnicas. Desde nuestra Señora de Arabia a Nuestra Señora de Lourdes a Nuestra Señora de Kibeho, celebraciones, peregrinaciones, procesiones y prácticas devocionales se llevan a cabo en su honor en diferentes partes del mundo. Estas expresiones de fe muestran nuestro amor y confianza en la Virgen María al rezar en comunión con ella en aprecio por las grandes cosas que el Señor ha hecho por ella, y como nuestra intercesora ante su Hijo Jesucristo (Catecismo de la Iglesia Católica 2682)

La Constitución Dogmatica de la Iglesia, Lumen Gentium, indica: “Uno solo es nuestro Mediador según las palabra del Apóstol: «Porque uno es Dios, y uno también el Mediador entre Dios y los hombres, el hombre Cristo Jesús, que se entregó a sí mismo para redención de todos» (1 Tm 2, 5-6). Sin embargo, la misión maternal de María para con los hombres no oscurece ni disminuye en modo alguno esta mediación única de Cristo, antes bien sirve para demostrar su poder. Pues todo el influjo salvífico de la Santísima Virgen sobre los hombres no dimana de una necesidad ineludible, sino del divino beneplácito y de la superabundancia de los méritos de Cristo; se apoya en la mediación de éste, depende totalmente de ella y de la misma saca todo su poder. Y, lejos de impedir la unión inmediata de los creyentes con Cristo, la fomenta” (#60).

En la cultura hispana, y específicamente en México, el rol de la Virgen María al fomentar la unidad con Jesucristo se refleja en varias manifestaciones culturales. Estas incluyen el tener pequeños altares en las casas con la imagen o estatua de la Virgen con velas/veladoras y flores, rezo de novenas, ofrecimiento de flores a la Virgen durante el mes de mayo en la parroquia rezando el Rosario y cantando himnos marianos.

La Virgen de Guadalupe es la más venerada en el país; sin embargo, la Virgen María es venerada bajo otras advocaciones también. Algunas son indicadas a continuación, “La Virgen de San Juan de los Lagos” y “La Virgen de Zapopan” en el estado de Jalisco. Ambas son las más visitadas en México después de Nuestra Señora de Guadalupe. La Virgen también es conocida como “La Virgen de Schoenstatt” bajo el titulo “Madre y Reina tres veces admirable” que es de origen alemán e incluye cuatro santuarios en el país en los estados de Querétaro, Guerrero, Nuevo León y San Luis Potosí. Además se encuentra “La Virgen del Pueblito” en el estado de Querétaro; “La Virgen de Juquila” en el estado de Oaxaca; “Nuestra Señora del Roble” en el estado de Nuevo León; “La Virgen de la Asunción” en el estado de Aguascalientes; “La Virgen de Izamál” en el estado de Yucatán; “Nuestra Señora de la Salud” en el estado de Michoacán. Frecuentemente en el mismo estado, la virgen es venerada bajo más advocaciones.

En México, cuando se realizan procesiones de la Virgen, las personas se levantan temprano por la mañana para acompañar la imagen o estatua de la Santísima Madre al lugar que visitará ya sea caminando o algunos usan bicicletas. Las personas que viven en el lugar a donde la Santísima Virgen llegará se preparan para recibirla en sus parroquias y adornan las calles con flores hechas de papel de china o plástico las cuales son colgadas en las ventanas de las casas, lazos de papel de china cortado en tiras cuelgan en las calles. El uso de cuetes es común, y la participación de danzantes durante el camino. En algunos lugares las personas hacen tapetes de aserrín en las calles y arcos hechos de palmas y flores dan marco por donde pasará la Virgen. En algunas procesiones la banda de música toca antes de que la Virgen llegue a su destino. ¡Es una celebración maravillosa!

Processions can take place in short walking distances (of about two hours) or as long as two days that includes spending the night in the countryside. Adults are not the only ones who participate; youth, children, and even babies are part of these events as well. Some people owe mandas, which is a promise made to God for granting a special favor. Once granted, people thankfully return the favor in many ways, such as carrying a child during the procession, going on their knees before getting to the parish, walking barefoot, praying, or donating money to the parish, among many others.

Las procesiones pueden tener lugar en distancias cortas (por aproximadamente 2 horas) o pueden durar hasta dos días en donde las personas pasan la noche en el campo. Los adultos no son los únicos que participan; jóvenes, niños e incluso bebés son parte de estos eventos también. Algunas personas deben mandas, la cual es una promesa que se hace a Dios por una súplica especial. Una vez concedida, las personas agradecidas pagan la manda de diferentes formas, como cargando a un niño durante la procesión, ir en rodillas desde antes de llegar a la parroquia, caminar descalzos, rezando, dando limosna a la parroquia, entre otras cosas.

The Marian spirituality of the people of Mexico is profound and is transmitted to each generation. This legacy then becomes part of the Catholic identity of the next generation as sons and daughters of Mary, who is Mother of All and who leads us to Christ!

La espiritualidad mariana de las personas de México es profunda y es transmitida a cada generación. Este legado se vuelve parte de la identidad católica de la próxima generación como hijos de María, quien ¡es madre de todos y nos lleva hacia Jesucristo!

Eva Gonzalez is the Hispanic Ministry Director for the Archdiocese of Louisville

Advertisements
%d bloggers like this: